El «despertar» sexual y emocional

Sergio Fosela

Sexólogo. Terapia sexual y de pareja. Especializado en sexualidad femenina. Escritor. Docente máster sexología UEMC de Valladolid.

10 febrero, 2015

En lo referente al sexo, la mayoría nos hemos apañado como hemos podido, tanto chicas como chicos. La «primera vez» es una transición, a la sexualidad en pareja, misteriosa, llena de vergüenza y pudor, nervios y en ocasiones algo de miedo. Sentimientos inevitables por otro lado dado el escaso o nulo «acompañamiento» parental. Los únicos consejos que solemos recibir son advertencias del tipo «usa preservativo» o «no vengas embarazada» y poco más. ¿Suficiente? Y por parte de nuestros amigos, también inexpertos, recibimos informaciones poco halagüeñas: «duele» y «sangras».

Dolor y sangrado. Recuerdos de la menarquía (primera menstruación), un paso que marca a la mujer de diferentes maneras y muchas relacionadas con el desconcierto, la vergüenza, el miedo, etc… (Hago un inciso para votar ¡por la creación de ritos de acompañamiento y alegría en el paso de niña a mujer!)

Así que esos recuerdos y sensaciones se unen a los sentimientos ya mencionados, previos a la primera relación sexual. Sensaciones y sentimientos que suelen acompañarnos inconscientemente en cada relación sexual posterior que tenemos; o al menos en muchas de ellas. El pudor y el miedo están presentes e impiden que estés atenta a ti misma, a lo que sientes, a lo que te pasa, a lo que quieres y a quién eres. Esos sentimientos suelen desembocar poco después en culpa. Culpa vestida de falta de satisfacción sexual (debido a la pérdida de atención sobre tu cuerpo) y con ello un bloqueo que nos afectará en nuestra sexualidad, nuestro placer y nuestras emociones a todos los niveles.

La energía sexual (el trabajo con esta energía a través de la terapia Sexitiva) te aporta un nivel de presencia y consciencia del momento presente y de ti misma; atraviesa la barrera del pudor por mostrarte desnuda, de mostrarte entera en cuerpo y alma; y derriba la barrera de dejarte mirar, dejarte tocar y sobre todo de permitirte SENTIR.

Y ese nivel de conciencia y autoconocimiento que se adquiere a lo largo de las sesiones, te libera. Y cuando te sientes con tanta claridad y lucidez, es muy fácil que algo cambie y mejore después; sencillamente y sin más. El «darte cuenta» de qué sientes, piensas y experimentas durante cada minuto, tiene un efecto curativo en sí mismo.

Una vez que se atraviesa ese camino, logras tener acceso a otros lugares de ti misma más agradables, otros incluso olvidados pero emocionantes, y otros que creías superados pero que seguían ahí, permitiéndote ahora dejarlos ir…

También te permite contactar con la sacralidad de tus genitales. Te permite ser consciente de que algo que valorabas como sagrado lo escondías, lo atesorabas; y que por ese mismo motivo no se podía ver, acceder, disfrutar, utilizar… te das cuenta de la importancia de normalizar tu sexo, mostrarlo, no realzarlo tanto y simplemente tener consciencia de tus genitales, disfrutarlos y dejar de sobreprotegerlos.

Y así llega tu «despertar», tirando abajo mitos, miedos, vergüenzas, culpas y bloqueos… dándote el control absoluto de tu vida, de tu sexualidad y de tus emociones.

Recuerda… ¡se Sexitiva!

También podría interesarte…

I Congreso Empoderamiento Sexual femenino

I Congreso Empoderamiento Sexual femenino

¡El 17 de septiembre comienza el Primer Congreso de Empoderamiento Sexual para mujeres con dolor/imposibilidad en la penetración y para terapeutas y profesionales!!Es la primera plataforma destinada y dedicada a todas las mujeres que vivís o habéis vivido en algún...

Mural de clítoris

Mural de clítoris

¿El tamaño del clítoris afecta al placer? Pues no. Tanto científicamente como por mi amplia experiencia, puedo decir rotundamente que no. Porque no todas las mujeres que acuden a consulta y les cuesta llegar al orgasmo a través del clítoris, tienen el clítoris...

Cómo no habituarse a un vibrador

Cómo no habituarse a un vibrador

El lado oscuro de los vibradores Todos conocemos las maravillas de los juguetes sexuales y su gran aceptación, sobre todo entre el público femenino. Pero toda parte buena, tiene su lado oscuro (la ley de la dualidad, el yin y el yang). ¿Y cuál es ese lado oscuro de...

1 Comentario

  1. Beato falso Blog en español and also in English

    Esta «primera vez», Sergio, se repite cada vez que te planteas una nueva pareja. Quizás las variables varían de intensidad, unas se mantienen por igual (los nervios), otras mejoran (la seguridad de saber qué hay detrás) y otras, empeoran con la edad (¿seguiré gustando?) Con lo cual ese pudor y miedo en nuestra primera relación sexual vuelve a estar presente y con ellos, esta dificultad que bien describes por estar atenta a ti misma, a lo que sientes, a lo que te pasa, a lo que quieres y a quién eres. Culpa, inseguridad, decepción sexual, bloqueo póstumo… todo revive ¿Con ello que quiero manifestar, Sergio? Pues que lo que tú estás ofreciendo con la terapia sexitiva para la primera vez debería prolongarse o al menos reciclarse a lo largo de toda nuestra vida sexual. Hace un año decidí contratar a un fisio para mi espalda como medida preventiva. Si estuvieras más cerca, no dudaría en escogerte como mi “fisio sexitivo”. Gracias por tus aportaciones, Sergio.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.