Me llegan últimamente mensajes y consultas de mujeres que no logran tener orgasmos vaginales cuando sus parejas les penetran. Como si algo fallara en ellas.

Y eso es lo increíble, que consultan como si fueran “incompletas”. Pues os voy a decir un secreto: El pene no es una varita mágica. Lo siento. Se que es duro enterarse así. Peor había que decirlo.

No puedo creer que aún se crea que el placer de la mujer depende del hombre. De su pene. Y que si no se tiene un orgasmo, la culpa es de la mujer. La culpa no es del hombre, ni de meterla en cuanto tiene la erección, ni de eyacular en menos de 2 minutos. La culpa es de la mujer. Por no correrse con esos penes tan maravillosos y todopoderosos… ¡No podéis sentiros mal por eso! No hay nada mal en vosotras ni pasa nada malo por no tener un orgasmo con la penetración conejil.

Tenéis orgasmos increíbles con el clítoris. ¿Que queréis explorar e intentar tenerlos vaginales? Estupendo. Pero no por presión. No porque os hagan creer que sois incompletas. Que sea por curiosidad.

Si nunca os habéis tocado la vagina, nunca os habéis masturbado metiendoos los dedos o un juguete, si nunca habéis explorado el placer de vuestra vagina, es imposible correros con su estimulación. Y más con un pene que solo entra y sale. ¿Queréis tener orgasmos vaginales? Pues debéis cumplir 3 cosas:
1. No sentirse mal ni incompleta.
2. Aceptar que puede que nunca lo consigais y que está bien.
3. Exploraros, disfrutaros, conoceros, sensibilizar las vaginas, excitaros con ellas… pero sin olvidar nunca vuestro placer ni vuestros orgasmos con clítoris.

Los orgasmos son cosa vuestra. Nadie os lo da. Vosotras dais permiso para tenerlos con ellos. ¿Que no os corréis con sus penes? ¡Oh qué pena!… ¡pues que os coman el coño!

#EscuelaSexitiva #SergioFosela