Tutorial: Ejercicios de Kegel con dildo

Sergio Fosela

Sexólogo. Terapia sexual y de pareja. Especializado en sexualidad femenina. Escritor. Docente máster sexología UEMC de Valladolid.

9 marzo, 2015

Haz más divertidos tus ejercicios de Kegel

Si eres de esas mujeres que realiza los ejercicios de Kegel tanto por recomendación médica como por “placer”, seguramente en algunas ocasiones te ha parecido un rollo y hasta te ha provocado una pereza tal que algún día has dejado de hacerlos. Pues para que se te haga más divertido e interesante, voy a enseñarte a realizarlos utilizando un dildo. Y cuando hayas cogido práctica si tienes pareja puedes hacerlos usando el pene de él. Una excusa perfecta para desnudarse y hacer después el amor.

Ejercicios de Kegel

Por cierto, para quien no lo sepa, fueron unos ejercicios elaborados por el Dr. Arnold Kegel y consisten en distintas contracciones del músculo pubococcigeo (en adelante músculo PC) para fortalecer la musculatura del suelo pélvico. Fueron ideados en un principio para paliar la incontinencia urinaria pero al fortalecerse también las paredes vaginales, esto provoca un aumento del placer en las relaciones con penetración, por lo que su uso se ha extendido.

Otra forma de fortalecer la musculatura pélvica, y la que más de moda ahora mismo está, es introduciéndose unas bolas chinas en la vagina. Pero las terapéuticas ¿eh? que son sólo una o dos bolas con distintos pesos ¡qué ya os estoy viendo metiéndoos ahí una ristra de bolas y saliendo a comprar al súper, poneros bobas y guiñándole el ojo al frutero de turno!

Pero volvamos al dildo. Intensifica tus orgasmos y “rejuvenece” tu vagina a través del músculo pubococcigeo siguiendo estos pequeños consejos:

• Estimula la entrada. Introduce un poco el consolador y contráete rítmicamente alrededor de él para estimular la entrada de la vagina.

• Absórbelo. Introduce lentamente el dildo mientras contraes rítmicamente el músculo PC, como si le estuvieras absorbiendo hacia tu vagina.

• Aprieta durante la retirada. Con un empuje regular hacia dentro y hacia fuera, aprieta tu músculo PC mientras retiras el juguete. Esto crea una sensación de succión contra las paredes de tu vagina que puede ser muy placentera.

• Muy dentro. Introdúcelo muy dentro de ti, todo lo que te sea posible y déjalo quieto mientras contraes tu músculo PC contra él.

• Corto y largo. Haz varias penetraciones cortas y superficiales y aprieta brevemente contra el dildo y después varias penetraciones largas y profundas y aprieta continuamente mientras se desliza adentro y afuera. Alterna estos movimientos varias veces.

Como cualquier ejercicio, al principio estas técnicas del músculo PC pueden resultar difíciles o cansinas. Empieza lentamente y haz lo que te resulte cómodo y placentero. No tienes por qué hacer todos los ejercicios del tirón ni siempre. Con el tiempo, tu control del músculo PC aumentará mucho tu capacidad orgásmica.

Y como siempre, si lo pruebas, déjame tu comentario sobre cómo te fue. Sed ¡Sexitivas!

También podría interesarte…

Mural de clítoris

¿El tamaño del clítoris afecta al placer? Pues no. Tanto científicamente como por mi amplia experiencia, puedo decir rotundamente que no. Porque no todas las mujeres que acuden a consulta y les cuesta llegar al orgasmo a través del clítoris, tienen el clítoris...

Cómo no habituarse a un vibrador

Cómo no habituarse a un vibrador

El lado oscuro de los vibradores Todos conocemos las maravillas de los juguetes sexuales y su gran aceptación, sobre todo entre el público femenino. Pero toda parte buena, tiene su lado oscuro (la ley de la dualidad, el yin y el yang). ¿Y cuál es ese lado oscuro de...

¿POR QUÉ HAY POLVOS INOLVIDABLES?

¿POR QUÉ HAY POLVOS INOLVIDABLES?

O por qué tenemos más feeling con unos amantes que con otros "La responsabilidad de nuestros orgasmos es nuestra" habréis escuchado infinidad de veces a sexólogos y sexólogas. Entonces, si es mi responsabilidad, ¿porque con unos amantes (o con uno) los siento como si...

1 Comentario

  1. Carme Barba

    Empecé con las bolas por curiosidad y han acabado siendo fuente de placer y de musa literaria. Un apunte interesante: cuando no las llevo puestas mi musculatura sigue succionando, a veces de forma inconsciente

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.