Tutorial sexo anal: Abrir la puerta de la curiosidad

Sergio Fosela

Sexólogo. Terapia sexual y de pareja. Especializado en sexualidad femenina. Escritor. Docente máster sexología UEMC de Valladolid.

24 enero, 2015

Después de varias sugerencias hechas por algunos seguidores y algunas seguidoras, voy a mostraros algunos consejos para iniciarse, practicar y disfrutar del sexo anal. Eso sí, siempre desde el punto de vista de la energía sexual y que puede no coincidir con vuestros gustos… Pero allá vamos.

Antes de entrar en materia, quiero advertiros que voy a saltarme conscientemente el tema sobre higiene y seguridad respecto al sexo anal. Esto es algo de lo que seguramente o ya estáis informados, o podéis informaros a través de un sexólogo o sexóloga que lo hará mejor que yo.

Pues bien. Os cuento. La energía sexual trata siempre de desbloquear la mente; de romper con creencias, barreras, miedos, vergüenzas, etc que se alojan en la cabeza y no nos permite ni ver la realidad ni disfrutar de nuestra sexualidad con naturalidad y libertad.

Y qué barrera o barreras impone nuestra mente en el sexo anal? Pues el dolor, la vergüenza, el olor, que es sucio, etc. Pero sobre todo es el dolor por encima de todo en las mujeres y la “pérdida” de la heterosexualidad en los hombres. El miedo al dolor es bastante común, sobre todo cuando se ha intentado probar sin éxito o con hombres que creen que el porno es reflejo de la vida diaria, que en este caso se cierran a volver a pensar siquiera en ello. El miedo de los hombres es algo más irracional, pues no son capaces de separar el gusto por un  hombre o una mujer (o por ambos) del disfrute del propio cuerpo y la propia sexualidad, que no tienen nada que ver.

Así que ante estas dos principales barreras, la terapia sexitiva tiene muy claro el plan de actuación. Activar al máximo la energía sexual para desasociar esas ideas del sexo anal que alberga la mente y asociarlo al placer y dejar de usar la mente.

Lo que tiene que quedarnos claro es que el sexo anal (y cualquier práctica realmente) debe hacerse sin presión. No puede ser un favor ni una petición. Debe surgir, desearse. Así que este tutorial empieza por la paciencia. Se trata de ir poco a poco asociando la zona perianal al placer, para al cabo de un tiempo despertar la curiosidad por ir más allá, probar el sexo anal. Otra cosa a tener muy en cuenta es que todo se debe hacer porque te gusta y disfrutas, si lo haces sólo por conseguir convencer a tu pareja para que se deje penetrar el culo, el que va de culo eres tú. Debes entregarte a tu pareja y al placer de darle placer.

1º Cuando estés practicando sexo oral a tu pareja, y veas que está en la parte más alta de su excitación, prueba a pasarle un dedo suavemente por la zona del perineo. Repito, suavemente, sin presionar ni llevar intención de nada. Y termina esa sesión de sexo oral sin dejar de acariciar el perineo. Les dejará una sensación agradable y quizás un punto más alto en el placer recibido.

2º Otro día, en la misma situación que el punto 1º, además de acariciar el perineo, acaricia el ano y sus alrededores. Igualmente sin presión. Sin intención. Sólo suaves pases con el dedo. Esto les dará una sensación orgasmica más alta, independientemente de si el sexo oral acaba en orgasmo o no.

3º Ahora durante el sexo oral vas a hacer lo mismo pero esta vez vas a ejercer algo de presión, que se note dónde está tu dedo y qué hace, pero siempre procura empezar cuando su excitación y deseo estén en lo más alto. Aquí es recomendable llevar a tu pareja al orgasmo sin dejar de presionar la zona perianal, pero con cuidado de no introducir el dedo.

4º Después de varias sesiones de sexo oral rozando y presionando la zona perianal, yo os recomiendo que añadáis el anilungus. Parad de chupar los genitales y comenzad a comer el culo de vuestra pareja con el mismo gusto que le coméis el coño o la polla. Introducir la lengua incluso. Jugad alrededor. Lo que os ocurra. Después podéis volver a los genitales y terminar la sesión con un buen orgasmo.

5º Ya ha llegado el momento de jugar con genitales y ano a la vez. Chupa indiscriminadamente. Vuelve loca a tu pareja. Ponla super cachonda. Ya está acostumbrada a que le comas el culo y se lo acaricies y le encanta. Y tiene unos orgasmos increíbles gracias a activar otro punto de placer que hasta ahora le era desconocido. Así que cuando esté a punto de correrse, o en el mismo momento incluso, introduce bien lubricado con saliva mismo, la punta de tu dedo en su ano. Sólo la punta. La primera falange. Veréis que no hay problema y se dejan. Pero recuerda retirar el dedo justo cuando haya terminado de correrse.

6º A partir de aquí, con mucha intuición y tranquilidad, mientras le practicas sexo oral a tu pareja, con comida de culo incluida, ve probando a introducirle el dedo, cada vez más pero muy muy despacio y muy lubricado. Sin necesidad de ser justo al llegar al orgasmo. Métele esa primera falange mientras sigues chupándole los genitales y juega. Otro día metes un poquito más. Y así. Y por supuesto juega a sacar y meter a ratos. Eso sí, deja que se corra con el dedo dentro del ano.

Todos estos pasos lo que lograrán es que se asocie el ano, fuente de energía sexual, al placer, al orgasmo, por lo que poco a poco la mente lo relajará sin querer y despertará la curiosidad de ir más allá. De probar y experimentar la penetración. También os advierto de ser conscientes de todo lo que hacéis, de vuestra pareja y de seguir su ritmo, prestar atención a sus necesidades y si pide que os retiréis os retiráis, hasta que consigáis poco a poco entrar.

Cuando hayáis logrado el objetivo de querer probar el sexo anal, debéis tener mucho cuidado. Primero deberéis estimular el ano con vuestra lengua, estimular a vuestra pareja con sexo oral y manos. Debéis excitar a vuestra pareja al máximo. Después utilizad lubricantes (¡cuidado aquí porque desliza bien pero eso no significa que podáis penetrar sin provocar dolor!). Y a la hora de la penetración sed cariñosos y cariñosas. Seguid intentando excitar a vuestra pareja y sobre todo despacio. Muy despacio. Introducid la punta y dejad que sea vuestra pareja la que se acople a esa sensación y la que os dé permiso para entrar un poco más. Es más, pedidle a ella que sea quien os dirija.

Estoy seguro que se convertirá en una práctica sexual más en vuestras vidas.

Espero que os ayude y como siempre os digo, si probáis mis consejos, no dejéis de escribidme vuestras experiencias.

 

¡Sed sexitiv@s!

También podría interesarte…

Mural de clítoris

¿El tamaño del clítoris afecta al placer? Pues no. Tanto científicamente como por mi amplia experiencia, puedo decir rotundamente que no. Porque no todas las mujeres que acuden a consulta y les cuesta llegar al orgasmo a través del clítoris, tienen el clítoris...

Cómo no habituarse a un vibrador

Cómo no habituarse a un vibrador

El lado oscuro de los vibradores Todos conocemos las maravillas de los juguetes sexuales y su gran aceptación, sobre todo entre el público femenino. Pero toda parte buena, tiene su lado oscuro (la ley de la dualidad, el yin y el yang). ¿Y cuál es ese lado oscuro de...

¿POR QUÉ HAY POLVOS INOLVIDABLES?

¿POR QUÉ HAY POLVOS INOLVIDABLES?

O por qué tenemos más feeling con unos amantes que con otros "La responsabilidad de nuestros orgasmos es nuestra" habréis escuchado infinidad de veces a sexólogos y sexólogas. Entonces, si es mi responsabilidad, ¿porque con unos amantes (o con uno) los siento como si...

1 Comentario

  1. Beato falso Blog en español and also in English

    Uau, Sergio, con tu permiso este tutorial me lo llevo impreso bajo el brazo para leerlo un par de veces más, asimilarlo y ponerlo en práctica despacio, muy despacio. Gracias por compartir esas “Buenas prácticas” que tan solo tú sabes describir de una forma natural y motivadora a la vez. Bs

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.