Sanación sexual: masaje sexitivo

La sanación sexual es la terapia más potente y efectiva. Trabaja con la energía sexual, la más poderosa y la más sanadora de todas las energías.

La liberación de la energía sexual mediante la Terapia Sexitiva, despierta una conciencia plena en la persona que incide directamente en los bloqueos existentes, eliminándolos y dando paso a una nueva visión de uno/a mismo/a y de la propia sexualidad.

La energía sexual va más allá que cualquier otra. Entra en lo más profundo de nuestro subconsciente y nos permite:

  1. Ver la verdadera causa de nuestro estado.
  2. Comprenderla de una forma objetiva y liberarnos de culpas y dolores emocionales.
  3. Ponernos manos a la obra para buscar una solución y sanar. Aunque el mero hecho de tomar conciencia de nuestro bloqueo ya es una sanación en sí misma.

Liberando la energía sexual, se pueden sanar bloqueos emocionales y sexuales, desencadenando una conciencia plena del propio cuerpo, la aceptación de la feminidad, el descubrimiento de la auténtica masculinidad, el reencuentro con la verdadera esencia y el permiso para amarse y respetarse tal como uno es.

La Terapia Sexitiva es una sanación sexual y emocional que permite esta liberación. Su objetivo es quitarle poder a la mente y despertar la conciencia para salir del laberinto de pensamientos en el que solemos estar sumidos.

La sanación sexual trabaja con los flujos energéticos que recorren cada centímetro de nuestro cuerpo y nuestra piel, tanto interna como externamente, por lo que es posible activarla, sentirla y dirigirla posando nuestras manos en cualquier parte. En la Terapia Sexitiva, la apertura y liberación de la energía sexual hace que ésta se expanda, desbloquee la mente y cree una conexión con las emociones y el cuerpo. Crea una armonía entre mente, emociones y subconsciente de manera que ninguna predomine sobre las otras y siempre estén en equilibrio.  Vivimos con los ojos tapados, programados y automatizados. Hemos de quitarnos la venda y tomar conciencia de nosotros mismos y nuestras acciones.

La Terapia Sexitiva nace con la intención de:

  • Romper los tabúes, prejuicios, mitos y estereotipos en torno a la sexualidad para despertar, desarrollar y expandir la energía sexual.
  • Sanar todas las memorias de sufrimiento y dolor, rememorando las vivencias que nos bloquean.
  • Romper las barreras emocionales que impiden disfrutar la sexualidad y la vida con conciencia, plenitud y amor incondicional.

¿Para quién es y en qué consiste?

Esta terapia ha sido creada y planteada para todas aquellas personas que quieran hacer una indagación en sí mismas tanto en el plano emocional como en el plano sexual, dos aspectos de nuestra naturaleza que están muy unidos. Personas que sientan que algo no encaja en su vida sexual, que tengan alguna dificultad en su respuesta sexual (deseo, excitación, orgasmo), curiosidad por reconocerse, superar algún límite, explorar su placer y llevarlo a nuevos niveles...

La Terapia Sexitiva consiste en un masaje integral (cuerpo y genitales) donde desbloqueando, activando y potenciando la energía sexual, conseguimos una toma de conciencia, armonizar el cuerpo, la mente y el centro emocional, y superar las barreras y límites emocionales y sexuales.

¿Qué objetivos tiene?

La terapia tiene dos objetivos fundamentales:

  1. Está enfocada a ir relajando de una manera muy concreta y profunda la mente, con el objetivo de eliminar las barreras que levantamos respecto a nuestro cuerpo y nuestra sexualidad.
  2. Una vez relajada la mente y entregada al momento presente, se centra en abrir el corazón de manera natural, dejar fluir los sentimientos y sensaciones sin barreras ni miedos, sin reprimir nada, y en tomar conciencia de uno mismo entrando en una bonita integración con el cuerpo y alma.

La Terapia Sexitiva es un proceso realmente sanador y revelador que permite liberar capas de sufrimiento y tensiones emocionales acumuladas durante años.

A través de ella, iremos amando nuestro cuerpo, conectando con nuestra sensualidad, despertando nuestra energía erótica y aumentando nuestra capacidad orgásmica.

¿En qué consiste un masaje de sanación?

A lo largo de nuestra vida experimentamos frustraciones, censuras, traumas y represiones debidas al día a día, a nuestra educación familiar, escolar, social, situación laboral, de pareja, etc. Todo un proceso que se va acumulando en nuestros tejidos, endureciéndolos, creando tensiones y bloqueando el libre fluir de la energía por nuestro cuerpo.

Debido a esta coraza natural que creamos como defensa, se puede sufrir anorgasmia, rechazo por el otro sexo, falta de deseo, culpabilidad al masturbarse, manías, vergüenza ante el propio cuerpo, falta de confianza en las relaciones, dificultad para soltarse al placer, miedo a entregarse y depender, miedo al rechazo, ansiedad infinita…

Los genitales, junto al sacro, tienen zonas reflejas como los pies, las manos, el abdomen o la cabeza. A través de estos puntos reflejos, con suaves presiones, conseguimos quitar capas y adherencias de bloqueos antiguos que, poco a poco, nos conducen a la liberación física, mental y emocional.

La Terapia Sexitiva, mediante la presión de las distintas zonas reflejas, y después de haber liberado la mente con el masaje del cuerpo entero para así tomar consciencia del propio ser, puede liberar y sanar todas estas cosas.

Todo empieza por identificar, conocer y tratar bien la anatomía. Masajear suavemente las zonas para, en primer lugar liberar las tensiones emocionales y, en segundo lugar, sanarlas;  después… después vienen el placer y el amor.

La sanación sexual

Por un lado, el masaje de sanación sexual de la Terapia Sexitiva es terapéutico y está indicado para superar algún bloqueo o límite respecto a la sexualidad (falta de deseo, dificultad para llegar al orgasmo, sensibilizar el punto G...) y eliminar sentimientos de culpa, miedos, frustraciones, ansiedad, etc, que impiden disfrutar de una vida sexual plena.

Por otro lado, es explorador, y está indicado para conocernos mejor y ver hasta dónde podemos llegar, si somos capaces de sentir la excitación sexual a otro nivel o de otra forma, para averiguar si nuestra capacidad e intensidad orgásmica es la adecuada, etc.

También se ha mostrado eficaz y positivo como tratamiento complementario en las siguientes patologías y disfunciones:

  • Endometriosis y el posoperatorio, tanto para el alivio de los síntomas y dolores durante la menstruación, como para el dolor provocado durante la penetración en el coito y molestias derivadas.
  • Vaginismo y exceso de tono de la musculatura pélvica, que impiden la penetración total o parcial ya sea por un pene, un juguete sexual o incluso los dedos, provocando dolor intenso.
  • En el prolapso de útero, la Terapia Sexitiva ayuda a identificar las zonas más débiles y a concienciar de ese estado. También ayuda a reconocer las formas y métodos propicios para seguir manteniendo relaciones sexuales sin experimentar dolor o molestias mientras la patología es tratada por profesionales y se subsana, ayudando también a la recuperación emocional.
  • Ayuda a la reubicación y recuperación del útero (como por ejemplo después del parto) y a su limpieza energética regulando la menstruación y los dolores premenstruales con eficacia. En casos de problemas para quedar embarazada, donde no hay diagnóstico médico de infertilidad ni impedimentos físicos, ayuda a reconocer bloqueos emocionales y a concienciar de ellos para que cada persona pueda trabajarlos.
  • Durante la premenopausia y menopausia, ayuda al redescubrimiento del nuevo estado y a reequilibrar el exceso de energía que antes se utilizaba para la ovulación y con la que ahora el cuerpo no sabe qué hacer. Este masaje ayuda a llevar a cabo una transición placentera y a la toma de conciencia de la sexualidad que está por llegar.
  • También resulta útil en casos de violaciones y abusos sexuales ya superados y tratados por profesionales de la salud, pero que aún presentan dificultades para disfrutar plenamente de su sexualidad.